Ficha de cría Messor capitatus

 

Reina Messor capitatus

Reina Messor capitatus

Se trata de una especie granívora que podemos encontrar por toda el áre Mediterránea, principalmente en zonas altas.

Muy parecida a Messor barbarus tanto en forma, tamaño y requerimientos, su cría en cautividad es sencilla y puede ser una de las especies más recomendadas para principiantes. En la naturaleza se alimenta principalmente de semillas, que puede recolectar individualmente o en grupo. Si la fuente de alimento encontrada contiene varias semillas, la exploradora volverá al nido e indicará mediante un rastro químico y ciertos movimientos (toquecitos, vibraciones) y que ha encontrado algo chulo e interesante para el resto, y sus compañeras no dudarán en seguirla hasta la fuente de comida, pudiendo formar largas hileras para transportar todas las semillas recolectadas. Como curiosidad, este hábito de las Messor juega un importante papel para la vegetación de las zonas que habita, ya que se estima que durante el transporte deja caer en torno a un 15% de semillas, muchas de las cuales llegarán a germinar, ayudando así a la distribución de la vegetación.

Aparte de semillas, aceptarán pequeños insectos, líquidos dulces, gammarus, paté...siendo los alimentos ricos en proteínas importantes para el desarollo de los huevos y larvas.

Se trata de una especie que no practica trofalaxis, por lo que no cuentan con un estómago social apto para almacenar grandes cantidades de comida. Esta faceta la han sustituido por la habilidad para crear graneros con grandes cantidades de semillas para mantener siempre una fuente de alimento a mano. Estas semillas las transforman mediante su saliva en el denominado "pan de hormiga", que servirá ya de alimento para la colonia.

Sus colonias son muy numerosas, pudiendo alcanzar decenas de miles de individuos.

Por lo general, Messor capitatus y Messor barbarus son excluyentes. Es decir, donde una está presente no lo estará la otra. Messor barbarus suele habitar por debajo de los 900 m y Messor capitatus por encima de este nivel.

 

Datos de interés:

Vuelos

Desde septiembre hasta noviembre, entre las 10:00 y las 17:00 (siendo entre las 12:00 y las 13:00 la hora de mayor probabilidad de encontrar a las reinas ya fecundadas en el suelo).

Sobre la reina

Monogínica. Fundación claustral.

Tamaño

Reina: 12 - 15 mm

Macho: 8 - 10 mm

Obrera:  4 mm – 13 mm

Tiempo de huevo a hormiga

Los tiempos pueden variar mucho en función de la temperatura y alimentación, pero a modo orientativo:

De huevo a larva: 1 mes

De larva a pupa: 1 mes

De pupa a hormiga: 1 mes

Temperatura

Entre 21º y 26º

Humedad del nido

Entre el 50% y el 70%. Requieren una humedad media-alta y en general tratarán de buscar zonas húmedas, pero requieren alguna parte más seca donde almacenar las semillas y que estas no germinen o aparezcan hongos o moho.

Hibernación

Entre noviembre y febrero, a una temperatura entre 8º y 15º

Esperanza de vida de la reina

Hasta 20 años

 

Recomendaciones para su cría:

  • Piensa muy bien dónde vas a colocar el hormiguero dentro de tu casa, ya que son muy asustadizas ante cualquier vibración y pueden llegar a morir por estrés. Lo ideal es algún lugar tranquilo que reciba pocos golpes y donde no les dé el sol directo
  • A medida que la colonia va creciendo van saliendo hormigas cada vez más cabezonas y con mandíbulas muy potentes que son capaces de taladrarlo casi todo. Por este motivo uno de los hormigueros más adecuados son los acrílicos. Y dentro de los acrílicos, los que llevan seta incorporada te permitirá ausentarte largos periodos (ya sea por vacaciones o algún motivo) sin tener que preocuparte, que ya tendrán agua y comida almacenada para aguantar largos periodos de tiempo.
  • Son hormigas con muy mala visión, por lo que hay que tener cuidado a la hora de ponerles agua con azúcar o aguamiel, ya que no lo ven bien y se corre el riesgo de que se ahoguen o queden pegadas. Además, no presentan trofalaxis ni están bien adaptadas para tomar alimentos líquidos, por lo que este tipo de alimento no les causa gran entusiasmo.
  • Antes de echarles las semillas es conveniente machacarlas un poco para evitar que alguna pueda germinar. De todos modos ellas se encargan de “caparlas” para que esto no pase, aunque alguna se les puede escapar.
  • Es importante vigilar muy bien que no aparezca moho. A veces puede suceder si hay una humedad muy alta y esta se propaga a la despensa en la que tengan almacenadas las semillas. En caso de aparecer, es probable que ellas solas se encarguen de sacar las semillas afectadas a la caja de forrajeo, pero si esto no pasa sería necesario tomar medidas y tratar de sacarlas por nuestros medios.
  • Pueden comer alimentos como jamón, pollo, etc…pero ojo con esto. No lo recomiendo, ya que se corre el riesgo de darles trozos muy grandes y que se pudran dentro del hormiguero, generando hongos que pueden ser muy perjudiciales para la colonia.
  • Al no presentar trofalaxis, son muy sensibles a épocas en las que pueda faltar puntualmente agua o comida. Hay que prestar mucha atención para que no les falte nada ninguno de estos suministros durante periodos largos de tiempo.
  • En esta especie es mucho más importante respetar el periodo de hibernación que en Messor barbarus
Producto añadido a tu Lista de Deseos
Producto añadido al comparador

Esta página contiene unas cookies propias que han sido creadas para mejorar su navegación. Puede cambiar la configuración u obtener más información en política de cookies