He recibido mi primer hormiguero...¿y ahora qué?

Muchas veces, y a pesar de que creamos que ya hemos leído todo lo necesario y que nos hemos informado de todo, en cuanto tenemos en nuestro poder nuestro primer hormiguero y nuestras primeras hormiguitas nos entran todo tipo de dudas en las que no habíamos caído antes.

Con esta entrada vamos a tratar de recopilar todas esas posibles dudas y a tratar de resolverlas, al igual que anticiparnos a los errores más frecuentes que se producen en estos momentos fruto de la precipitación.

Hormiguero H16x8 PVA

1 - Preparación del hormiguero

Da igual lo que te hayas preparado. Da igual todo lo que hayas leído. Cuando tengas en tus manos tu primer pedido vas a estar deseando ver ya instaladas y trabajando a tus nuevas amigas, y eso hará que cometas errores.

Cosas como estar observando emocionado la mudanza y darte cuenta que no has puesto los tapones ("¡Anda! ¡mirá cómo salen del tubo! ¡mira cómo inspeccionan el hormiguero! 'mira cómo se escapan del hormiguero!") o darte cuenta que no has quitado los plásticos protectores y tener que hacerlo con cuidado de no volcar el hormiguero mientras nuestras hormigas nos miran con cara de "pero buen hombre, ¿no podías haber hecho esto antes de meternos aquí dentro?"...estas cosas nos han pasado a todos. Y el criador de hormigas que diga lo contrario, miente :).

Vamos a repasar cuáles son los principales puntos a comprobar/realizar:

- Quitar los plásticos protectores:

La mayor parte de hormigueros van a venir con algunos plásticos adhesivos protectores en algunas partes, tales como filtros rojos, paredes de la caja de forrajeo, tapa, patas... Estos plásticos los identificarás porque son de color blanco, transparente opaco o marrones. Antes de nada quítalos todos, ya que aunque no son perjudiciales, harán que tengas peor visibilidad o que estéticamente no queden bien del todo.

Ojo, al despegar estos plásticos se genera electricidad estática. Esta electricidad estática puede afectar a las especies más pequeñas, así que procura despegarlos antes de meter a las hormigas y, una vez los quites, deja pasar un tiempo para que esta desaparezca.

- Taponar el hormiguero:

Por lo general el hormiguero va a incluir tapones o piezas de cierre de las conexiones exteriores y piezas de apertura o cierre de galerías en caso de que sean modelos ampliables. En caso de que tu modelo no los incluya y no hayas caído en meter alguno en tu compra no te preocupes, con una bolita de algodón puedes apañar un tapón que te valdrá para empezar.

Piezas de conexión

- Humedecer el hormiguero:

Sea cual sea el sistema de humedad de tu hormiguero, es recomendable humedecerlo antes de introducir a las hormigas para así hacerles su nuevo hogar más acogedor. Estos son los primeros pasos en cada sistema de humedad:

Hormigueros de seta: rellenar el depósito a 3/4 y dejar que la seta vaya absorbiendo el agua y humedeciéndose.

Hormigueros de depósito: humedecer previamente la esponja del hormiguero y del depósito, rellenar el depósito de agua y colocarlo en su posición.

Hormigueros de esponja: humedecer con pipeta o jerinquilla la esponja. Cuando es la primera vez que lo hacemos puede ser que la esponja esté muy seca y dura (suele suceder en esponjas de tipo PVA) y que cueste humedecerla, y esto haga que se produzcan desbordamientos hacia el interior de las galerías. De ahí la importancia de realizar este proceso sin inquilinos dentro. Consejo: agua templada o caliente hará que las esponjas PVA se humedezcan más facilmente la primera vez.

Hormigueros de evaporación: simplemente, rellenar el depósito inferior.

- Colocar el antifugas:

Si has sido previsor y has adquirido un antifugas, el momento de colocarlo es justo este. Utiliza un bastoncillo para poner una capita muy fina de líquido en las paredes de la caja de forrajeo, en el punto desde el que quieres que las hormigas no puedan trepar. Esto te va a facilitar la tarea a la hora de alimentarlas o limpiar la caja de forrajeo, ya que te va a permitir abrir la tapa sin que pueda escaparse ninguna hormiga.

Ojo: si echas demasiada cantidad pueden provocarse goteos que hagan que alguna hormiga se quede pegada o se ahogue. Con una película muy fina es más que suficiente.

- Colocar el filtro rojo:

Si has adquirido el filtro rojo del hormiguero correspondiente, elimina los plásticos protectores y colócalo encima del hormiguero. Recuerda que las hormigas no ven el espectro rojo de la luz, y este filtro hará que nuestras pequeñas se sientan más a oscuras y que estén así más a gusto en su hogar.

Si no tienes el filtro rojo, puedes recortar un trozo de acetato rojo transparente. No es tan efectivo pero puede filtrar algo de luz igualmente.

- Decorar:

Si quieres decorar la caja de forrajeo con algún elemento decorativo, arena, piedras o simplemente poner algún tipo de sustrato (por ejemplo, fibra de coco), ahora es el momento de hacerlo.

También puedes colocar alguna foto para hacer nuestro hormiguero más bonito.

2 - Mudanza de la reina/colonia

- ¿Cuándo hago la mudanza?

Cuando nos lleguen nuestras hormiguillas probablemente vengan algo estresadas del viaje y del movimiento. Si este estrés se prolongara más tiempo podría llegar a provocar la muerte de alguna obrera o, lo que es peor, de la reina.

Por ello lo más recomendable es dejar,las descansar y tranquilizarse durante un par de días en un lugar oscuro y a salvo de vibraciones.

Una vez pasado ese tiempo, podremos conectar el tubo de ensayo al hormiguero y esperar a que sean nuestras propias hormigas las que decidan cuándo ocupar su nuevo hogar.

Otra cosa importante y que hemos repetido varias veces en entradas anteriores, es que las hormigas necesitan un espacio que se ajuste al tamaño de la colonia. Les gusta vivir apretujadas y en un espacio en el que se sientan seguras. Si disponen de demasiado espacio se estresan, tal vez se sientan inseguras y que no pueden defender tanto territorio y eso puede provocar su muerte a la larga. Por eso es muy importante que el hormiguero sea de un tamaño adecuado a la colonia.

No es algo matemático y depende mucho de cada especie, pero a modo orientativo podemos dar estas aproximaciones:

Colonias en torno a 10 obreras pueden mudarse a hormigueros pequeños (por ejemplo 10x10 con cierre de galerías), colonias de 20-30 obreras pueden mudarse a hormigueros medios (20x10 con cierre de galerías) y ya reinas solas o minicolonias en hormigueros específicos (8x4 o 9x6).

En caso de tener aún una colonia pequeña para mudarla al hormiguero, ten paciencia y déjalas en el tubo de ensayo, que ahí estarán estupendamente y la colonia crecerá lo suficiente con tiempo.

- ¿Cómo hago la mudanza?

A veces la impaciencia hace que optemos por el método manual (golpear el tubo de ensayo como si no hubiera un mañana hasta que caen todas las hormigas), pero este método no es el más recomendable, y puede resultar muy estresante para las hormigas y provocar varias bajas. Lo más recomendable es conectar el tubo de ensayo al hormiguero y esperar a que ellas decidan cuándo mudarse. Si el hormiguero tiene una caja de forrajeo amplia puedes meter directamente el tubo de ensayo y esperar a que se muden cuando lo estimen oportuno. Si la caja de forrajeo no es lo suficimiente amplia puedes conectar el tubo de ensayo ayudándote de tubos flexibles que se ajusten a las medidas de los conectores del hormiguero (estas medidas siempre se indican en la descripción del hormiguero).

Tienes que tener en cuenta que cada colonia y especie es un mundo. La mudanza con este proceso puede tardar una hora o un mes. Ya sabes, la paciencia es la mejor virtud en esta afición :).

Como siempre, hay excepciones. Hay algunas especies particularmente cabezotas a la hora de mudarse, y no quieren cambiarse de casa ni aunque las amenaces. En concreto, Lasius niger es una especie famosa por resistirse a mudarse por su cuenta. En estos casos el método manual puede ser recomendable si ves que el tubo empieza a quedarse seco o especialmente sucio o enmohecido.

Y ya tendríamos nuestra colonia instalada en el hormiguero. ¡Esperamos que os haya sido útil esta entrada!

www.hormigueando.com